BLOG

Buscar
  • José Antonio Ces Franjo

¿Qué fue del MDM?

Hoy he leído un artículo sobre ciertas mejoras alrededor del MDM de uno de los líderes de este mercado. Las mejoras tienen que ver con la seguridad. Y es que uno de los puntos débiles de la movilidad, especialmente cuando mejora la conectividad y la latencia, es la seguridad. Pero... ¿hay alternativas más seguras?



En Telefónica me tocó vivir la explosión de la movilidad en las empresas siendo Gerente de Producto. BlackBerry copaba el mercado, mientras Nokia y Microsoft (eran las épocas del Windows Mobile) aguantaban el envite con cierta dignidad, aunque con menos funcionalidad. La aparición del iPhone revolucionó la industria y consiguió meter un ordenador en los bolsillos de la gente. Con todas sus aplicaciones. Y empezaron los problemas para las empresas. Hasta ese momento los móviles eran gasto y su gestión estaba, en la mayoría de los casos, en los departamentos de servicios generales o de RRHH. En aquellos años comenzó una transformación tan grande en los departamentos de Sistemas y de Tecnología que el tema todavía tiene a alguno más que preocupado. Y eso que ha pasado más de una década ;)

La aparición del iPhone revolucionó la industria y consiguió meter un ordenador en los bolsillos de la gente. Con todas sus aplicaciones. Y empezaron los problemas para las empresas.

El MDM o Mobile Device Management es el pionero de muchos sistemas que, desde entonces, vienen tratando de poner algo de coto en la barra libre que supone la movilidad. Y es que el CIO de entonces trataba la seguridad como un muro que protegía sus sistemas. Algo era seguro, siempre y cuando estuviese dentro de los límites que se disponían a través de "firewalls" y demás elementos de vigilancia perimetral. Pero hete aquí que apareció un elemento que entraba y salía del perímetro. El móvil. Un equipo que no admitía los clientes pesados de VPN (Virtual Private Network) que se utilizaban para llevar esas murallas hasta las casas de los más trabajadores. El móvil era, por ADN, un dispositivo que se utilizaba indistintamente para lo empresarial y lo personal. Y bajo estas preocupaciones nació el MDM. Para aportar gestión y "algo" de seguridad en un mundo que evolucionaba libre y al ritmo que imponía el mercado de consumo.


Afaria fue el primero de muchos

De aquellos inicios recuerdo Afaria. Un primer (y buen) producto de Sybase que muy pronto fue adquirida por SAP. Por otro lado, BlackBerry (con su BES) era un MDM en sí mismo, aunque sólo para sus teléfonos. Y el iPhone trajo detrás a MobileIron, Airwatch, Zenprise y alguna otra. Muchas adquisiciones posteriores por parte de compañías grandes (VMware, Citrix, etc.) que veían estas soluciones como elementos obligados en sus portfolios. Piezas tecnológicas que les permitirían garantizar seguridad e incorporar gestión a la movilidad que sus clientes empresariales exigían ya a sus procesos.

Hoy Airwatch es el líder en un mercado en el que MobileIron le sigue a muy corta distancia.

Desde aquella explosión la cosa se ha quedado bastante estable tecnológicamente hablando. Hoy Airwatch es el líder en un mercado en el que MobileIron le sigue a muy corta distancia. Al menos así los posicionan Gartner, por un lado, y The Radicati Group, por otro. Microsoft e IBM se han sumado a la fiesta, este último muy activo últimamente. El primero no tanto, después de su retirada de la arena de los Sistemas Operativos móviles.


Pero, sobre todo, en estos últimos años se han venido incorporado a esta lucha muchos de los actores del mundo de la ciberseguridad: Sophos, SOTI, Kaspersky o Ivanti. Éstos son algunos de los que aparecen en la zona derecha de los cuadrantes que pintan las consultoras mencionadas. Y es que la seguridad sigue siendo una preocupación relevante en esto de la movilidad y las empresas. El MDM no lo ha solucionado del todo. Ni las nuevas aproximaciones: el MAM (Mobile Application Management) o el MCM (Mobile Content Management). Todas dentro de esa capa de abstracción que es el EMM o Enterprise Mobility Management. Un sector que ambiciona grandes crecimientos y un despliegue que sólo irá a más. The Radicati Group establece en el EMM un mercado de $2,0 "billions" hoy, que lo será de $3,4 en 2021. No está mal. Lo que ya no tengo tan claro es que la solución tecnológica que soporte esta proyección sea la misma que se concibió en sus inicios. O que, como consecuencia de la creciente preocupación por la seguridad, no derive hacia otros planteamientos muy diferentes.


El VMI como una alternativa cada día más real

Desde la aparición del MDM han ido surgiendo alternativas y derivaciones de aquella tecnología inicial. Variantes a una arquitectura basada en una pieza de software embebida en el dispositivo y "accionable" desde una consola central. Soluciones para la creación de contenedores, virtualizados o no, que separan la vida personal de la empresarial han emergido como alternativas para reforzar los elementos de seguridad no cubiertos. VMware, Citrix, BlackBerry o incluso Samsung con su Knox. Como si fuese tan fácil separar ambos mundos. Por eso les está costando tanto encajar en el mercado. La dichosa experiencia de usuario ;)

Desde la aparición del MDM han ido surgiendo alternativas y derivaciones de aquella tecnología inicial.

Recientemente hemos tenido que analizar una tecnología que hace sólo dos años, cuando me preguntó un amigo, rechacé como algo viable y con potencial a corto. Pero hoy, debido a ciertos cambios de contorno, me tiene bastante enamorado. Cuanto más la miro, más me gusta. Te hablo del VMI (Virtual Mobile Infraestructure) o, para que lo entiendas mejor, el equivalente móvil del VDI (Virtual Desktop Infraestructure). Esta tecnología "virtualiza" un terminal Android. De esta forma, tu móvil (sea Android o iPhone) se convierte en un dispositivo Android "controlado". Un sistema operativo que estará desplegado en una infraestructura física. Un perímetro aislado y seguro, que contendrá sólo las aplicaciones que se especifiquen por parte de la empresa. Este planteamiento entrega dos valores que son oro para el Director de Sistemas. Seguridad y compatibilidad garantizada. No está mal. Y además una gestión tremendamente cómoda para el administrador. Como si estuviésemos en aquellos tiempos lejanos en los que la seguridad era perimetral. Te hablo de las ventajas de VMI y luego te enumero sus problemas que, en mi opinión, tienen los días contados.


Las ventajas son principalmente las que te he resaltado ya: seguridad y compatibilidad. En cuanto a la seguridad, dice mi padre que nada es completamente seguro salvo la muerte. Pero el VMI está cerca de ese ideal. Porque nada se almacena en local. No hay nada en el móvil del usuario. Y esto evita que los datos queden desprotegidos o al alcance de un malware. En segundo lugar, las aplicaciones a las que acceden los usuarios estarán hechas sólo una vez. Desarrolladas para Android y para la versión que como gestor de los sistemas de una empresa consideres que es la más adecuada. Así te evitas pagar dos desarrollos del aplicativo (uno para iOS y otro para Android) y de evolucionarlo cuando a Google le apetezca sacar una versión más "apetitosa" de su sistema operativo: Ice Cream Sandwich, Jelly Beam, KitKat... ¿puede mejorar esto? ;)

Las ventajas son muchas y variadas. Ya lo estarás viendo. Pero te destaco las dos fundamentales: seguridad y compatibilidad.

Pero si es tan bueno, ¿por qué no está ya en todas las empresas? Lo primero es que es algo bastante embrionario. Una tecnología poco madura que todavía tendrá que evolucionar un poco. Su principal problema tiene que ver con tres cosas: la cobertura, el coste de las infraestructuras y, sobre todo, la experiencia de usuario. Y aquí es donde puedo ayudarte a entender por qué creo que hay recorrido en un plazo relativamente corto.


Cada día la cobertura mejora sus ratios

El despliegue de cobertura que se viene haciendo estos años por parte de las operadores nos está dejando un país "full-equipped" tanto en el plano fibra como en el mundo móvil. Y esto es importante al hablar de VMI porque es imprescindible que exista la cobertura para que funcione. Pero si la cobertura está garantizada, al menos en determinados entornos, la cosa pinta bien.


Gracias a los Cloud Service Providers las infraestructuras han bajado sus precios

El segundo elemento que fue un gran problema en el VDI es el alto coste de las infraestructuras que supone hacer algo así. Piensa que hay que dedicar computación y almacenamiento para todos y cada uno de tus empleados. Es como comprarles un móvil a cada uno de ellos. Pero habilitándoselo en las máquinas que tienes en tu datacenter. Esto hasta la fecha era bastante limitativo, pero las infraestructuras empiezan a abaratar sus precios de la mano de los proveedores de cloud pública. Y esto es otro punto a favor. Una ventaja que no tuvo en su día el VDI.


La experiencia de usuario como el gran reto

El último elemento, y el más relevante en mi opinión, es la experiencia de usuario. Aquí está el quiz de la cuestión. Y ya te adelanto que no está resuelto. Hay un problema de latencia que para muchas de las aplicaciones empresariales actuales no plantea un escenario aceptable para el usuario que es "fundamentalista" con esto.


Pero... ¿por qué pensamos en soportar todo el entorno de movilidad empresarial? ¿Y si sólo atacamos determinados escenarios? ¿Y si sólo abordamos aplicaciones concretas en escenarios concretos? Ergo, si acotamos el servicio a una funcionalidad o a una necesidad concreta cuidando mucho la experiencia de usuario, podríamos tener una solución viable que fuese el germen para el desarrollo comercial de una tecnología que solucionase, de una vez por todas, los problemas de seguridad y compatibilidad en los que el MDM se encuentra hoy.

Si acotamos el servicio a una funcionalidad o a una necesidad concreta, cuidando mucho la experiencia de usuario, podríamos tener una solución con más ventajas y menos inconvenientes que las actuales.

Pero... ¿y el MDM? ¿Dónde se quedaría si emergiese una solución de este tipo? El MDM o el EMM en cualquiera de sus aproximaciones, sigue teniendo su espacio porque "alguien" debe controlar el despliegue de los accesos a este entorno virtualizado.


Una tecnología que no compite sino complementa

Así que si hoy me dijesen que apostase por un futuro alrededor de la gestión de la movilidad, seguramente enfocaría el asunto en una combinación de los EMM, en sus distintos planteamientos tecnológicos, combinados con el VMI. Desglosado en función de los usos y los usuarios. Así, un entorno en el que la seguridad no fuese un "must" o donde el aplicativo requiriese una interacción inmediata por parte del usuario (por ejemplo, un juego) no lo haría pasar por esta virtualización. Pero si la seguridad es algo crítico adaptaría, siempre que la aplicación lo permitiese, la interfaz de usuario para que la interacción con el usuario fuese buena. Todo lo buena que es cuando la aplicación se despliega en el móvil.

Si hoy me dijesen que apostase por un futuro alrededor de la gestión de la movilidad, enfocaría el asunto en una combinación de los EMM combinados con el VMI.

Hoy ya hay muchas empresas intentando hacer comercial esta tecnología que, como los buenos vinos, mejora con el tiempo. SierraWare, Nubo Software, Hypori o Remotium son las cuatro referencias mundiales. Las dos últimas, adquiridas recientemente por Intlligent Waves y Avast respectivamente. Dos grandes de la tecnología. Eso será que aquí hay "algo", ¿no?


En España ya hay una alternativa a esos cuatro líderes de este mercado emergente. Ojalá pueda contarte pronto que desde aquí hemos contribuido a convertirla en una realidad. Una realidad comercial, quiero decir, porque tecnológicamente lo que he visto es real.


Muy real :)

82 vistas
  • LinkedIn - Círculo Negro
  • Twitter - Círculo Negro
  • Facebook - Círculo Negro

Room714 © 2019

Madrid | Spain